Pink Floyd: la grandiosidad del rock

Hablar de Pink Floyd es hablar de uno de los grupos británicos de más éxito en la década de los 70. Su música fue evolucionando desde la psicodelia hacia un sonido más rock progresivo y sinfónico. Sus letras con contenido filosófico, su sonido experimental y sus espectaculares conciertos le hicieron vender más de 300 millones de discos. "Shine on You Crazy Diamond" (perteneciente a su álbum de 1975 Wish You Were Here) es, junto a "Another Brick In The Wall" (de su álbum de 1979 The Wall -el muro-), alguna de sus canciones más conocidas.

La primera era una canción dedicada al antiguo miembro del grupo Syd Barrett -perdido hace tiempo con su cerebro carcomido por las drogas- donde a través de sus 26 minutos de duración -dividida en 9 partes y 2 pistas- se reflejaba plenamente la esencia y genialidad del grupo. La segunda estaba dividida en tres partes, de las cuales la segunda es la más famosa, haciendo referencia a las estrictas normas de la educación.

Another Brick In The Wall 
We don’t need no education 
We dont need no thought control 
No dark sarcasm in the classroom 
Teachers leave them kids alone 
Hey! Teachers! Leave them kids alone! 
All in all it’s just another brick in the wall. 
All in all you’re just another brick in the wall. 

No necesitamos educación. 
No necesitamos control mental. 
Nada de oscuro sarcasmo en la clase. 
Profesores, dejar sólos a los alumnos. 
¡Eh!, profesores, dejádlos sólos. 
Todo ello, no es más que otro ladrillo en el muro. 
Todo ello, no eres más que otro ladrillo en el muro. 

We don’t need no education 
We dont need no thought control 
No dark sarcasm in the classroom 
Teachers leave them kids alone 
Hey! Teachers! Leave them kids alone! 
All in all it’s just another brick in the wall. 
All in all you’re just another brick in the wall. 

No necesitamos educación. 
No necesitamos control mental. 
Nada de oscuro sarcasmo en la clase. 
Profesores, dejar sólos a los alumnos. 
¡Eh!, profesores, dejádlos sólos. 
Todo ello, no es más que otro ladrillo en el muro. 
Todo ello, no eres más que otro ladrillo en el muro. 

“Wrong, Do it again!” 
“If you don’t eat yer meat, 
you can’t have any pudding. 
How can you have any pudding 
if you don’t eat yer meat?” 
“You! Yes, you behind the bikesheds, 
stand still laddy!” 

“¡Mal!, ¡hazlo otra vez!” 
“Si no te acabas la carne, 
no tendrás pudin. 
¿Como vas a comerte el pudin 
si no te comes la carne?” 
“Tú. Sí. Detrás del cuarto de las bicicletas. 
¡Estáte quieto tío! 
Shine On You Crazy Diamond
Remember when you were young, 
you shone like the sun.
shine on you crazy diamond.
now there's a look in your eyes, 
like black holes in the sky.
shine on you crazy diamond.
you were caught on the crossfire 
of childhood and stardom, 
blown on the steel breeze.
come on you target 
for faraway laughter, 
come on you stranger, 
you legend, you martyr, and shine!
You reached for the secret too soon, 
you cried for the moon.
shine on you crazy diamond.
threatened by shadows at night, 
and exposed in the light.
shine on you crazy diamond.
well you wore out your welcome 
with random precision, 
rode on the steel breeze.
come on you raver, 
you seer of visions, 
come on you painter, 
you piper, you prisoner, and shine!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

logo