Luis Eduardo Aute: No nos quedamos Al Alba Sin Tu Latido

Por fin buenas noticias después de casi 2 meses en coma del músico, cantautor, director de cine, pintor, y poeta, Luis Eduardo Aute. Él ante todo es un creador del arte escénico. De ascendencia paterna catalana, nació en Manila -capital de Filipinas- aunque gran parte de su vida transcurre en España, donde empiezan sus primeros éxitos musicales a mediados de los 60 con canciones como "Aleluya Nº1" o "Rosas En El Mar", que popularizó Massiel. Es una trayectoria extensa y muy heterogénea que nos lleva hasta el dia de hoy..., pero uno de los temas a recordar es una composición que publicó en 1978 dentro de un álbum titulado Albanta -un espacio imaginario para la libertad- que compuso en 1975.

Iniciaba una segunda trílogía -Canciones de amor y vida- de temática más social, y allí quedó plasmada una de las canciones más estremecedoras que he podido escuchar. Se trata de "Al Alba". Una canción protesta en contra de la pena de muerte que relata los últimos momentos de dos condenados a muerte antes de su ejecución. Eran los últimos coletazos del régimen franquista. Burló la censura enmascarando la canción con forma de historia de amor, y es sin duda todo un himno por las libertades y un alegato contra la pena de muerte. Otro de los temas que me apetece recordar y elegido entre un buen número de temas interesantes como "Una de Dos", "Aleluya nº 1", "Slowly", "Pasaba Por Aqui"..., pero sin duda "Sin Tu Latido" -perteneciente a su álbum de 1984 Cuerpo A Cuerpo- donde transmite los sentimientos ante la pérdida de una persona querida, es otra de esas canciones que consigue emocionarme y erizarme el vello. Un poeta inolvidable de la música, y que gracias a Dios no nos quedaremos al alba sin su latido.



Al Alba 
Si te dijera, amor mío, que temo a la
madrugada, no sé qué estrellas son
éstas que hieren como amenazas ni sé
qué sangra la luna al filo de su
guadaña.

Presiento que tras la noche vendrá la
noche más larga, quiero que no me
abandones, amor mío, al alba, al alba, al
alba.

Los hijos que no tuvimos se esconden en las
cloacas, comen las últimas flores, parece
que adivinaran que el día que se avecina
viene con hambre atrasada.

Presiento que tras la noche vendrá la
noche más larga, quiero que no me
abandones, amor mío, al alba, al alba, al
alba.

Miles de buitres callados van extendiendo sus
alas, no te destroza, amor mío, esta
silenciosa danza, maldito baile de muertos,
pólvora de la mañana.

Presiento que tras la noche vendrá la
noche más larga, quiero que no me
abandones, amor mío, al alba, al alba, al alba.
Sin Tu Latido
Hay algunos que dicen
que todos los caminos conducen a Roma
y es verdad porque el mío
me lleva cada noche al hueco que te nombra
y le hablo y le suelto
una sonrisa, una blasfemia y dos derrotas;
luego apago tus ojos
y duermo con tu nombre besando mi boca.
Ay, amor mío,
qué terriblemente absurdo
es estar vivo
sin el alma de tu cuerpo,
sin tu latido.
Que el final de esta historia,
enésima autobiografía de un fracaso,
no te sirva de ejemplo,
hay quien afirma que el amor es un milagro
que no hay mal que no cure
pero tampoco bien que le dure cien años;
eso casi lo salva,
lo malo son las noches que mojan mi mano.
Aunque todo ya es nada,
no sé por qué te escondes y huyes de mi encuentro.
por saber de tu vida
no creo que vulnere ningún mandamiento;
tan terrible es el odio
que ni te atreves a mostrarme tu desprecio,
pero no me hagas caso,
lo que me pasa es que este mundo no lo entiendo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

logo